Libro XXVII – Vulkan Vive

-Mi legión… -mi voz tembló. No tenía conocimiento de lo que había sido de mis hijos.

-Destruidos, Vulkan. Están todos muertos. No tienes legión.

Quería matarlo. Me imaginaba haciendo el salto imposible y envolviendo mis manos alrededor de la garganta de Curze, apretando hasta que escapara toda vida de sus ojos. A medida que mis puños se apretaron por propia voluntad, a medida que mi mandíbula se cerraba insoldable, vi la sonrisa en la cara de mi hermano y supe entonces la mentira en sus palabras.

-No. No, no lo están. Viven.

Curze dio un resoplido divertido.

-Sí. Ellos todavía están vivos. Al menos creo que lo están. Diezmados sin embargo. Y sin ti para guiarlos… Bueno, temo por ellos, Vulkan. Estos son tiempos convulsos. Nuestra lealtad ha sido mancillada. Nuestro padre nos mintió. Te mintió. Unirse a su lado o escindirte, esos son los únicos caminos para nosotros ahora. ¿Cuál crees que elegirán los Salamandras, hermano? Después de todo, eres de una raza muy pragmática. Honor o supervivencia –Curze se lamió los dientes. Se burlaba de mí. –Difícil elección.

vulkan

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s